Belén de Belenes

29/01/2009

Recuerdo el belén que hacíamos en el cole. En trabajos manuales acoplábamos los motorcitos a la noria, a los molinos, a las lavanderas, los mayores hacían los tendidos eléctricos  y los cauces para el agua de los ríos, nos sentíamos como dioses creando un mundo de fantasía e ilusión, los cables, las maderas, los cartones, los corchos,  se cubrían de musgo, nieve, caminos, árboles, casas, aldeas, castillos y… por arte de la fantasía y la ilusión,  aparecía el pueblo de Belén, donde nació Jesús, y cada día adelantábamos a los Reyes, para que se fueran acercando al portal y llegaran justo el día 5 por la noche.

Junto al belén,   los villancicos sonaban mejor, ¿por qué ahora no hacen belenes  los niños? Por qué casi ya no se cantan villancicos?

¿Será porque somos una nación laica? Pero entonces ¿por qué celebramos la Navidad?

Los viejos estamos hechos un lío, Nicolás que entiende mucho del asunto dice: “hombre, si en los colegios no se pueden tener crucifijos, tampoco se pueden hacer belenes, las dos cosas son signos religiosos cristianos, y nosotros somos laicos.

“Laico ¿quiere decir ateo?” Pregunta María, “no mujer no, laico es que no te decides por ninguna religión, que todas las religiones tienen los mismos derechos y por eso no puedes poner símbolos de una sola, o sea, laico quiere decir: ‘sin religión’ ”.

María, después de mucho pensar dijo: Entonces  las religiones van a ser como los partidos políticos, la mayoría somos laicos políticos, nos es igual uno que otro, pero cuando uno gana, manda en todos, las iglesias tendrán que hacer igual, elecciones, pues alguien tiene que mandar en esto de las creencias, los símbolos y los belenes, pues de seguir así...

Ni que decir tiene que no estoy de acuerdo con mi gran amiga María, estupenda persona, pero es verdad que el camino que estamos tomando nos deja sólo el materialismo puro y duro, y eso no es bueno, igual que no son buenos los inmovilismos religiosos,  está visto que mi pensamiento es de centro, los extremismos, me dan pánico, pues hay fanáticos en los dos bandos: religiosos y ateos, y no se cuál será peor.

Volver al Listado de Noticias