Turno de Oficio

10/02/2009

El sistema judicial no funciona todo lo bien que debiera, los juzgados están desbordados con escasez de personal y de falta de modernos medios para desarrollar su diaria labor, esto produce una ralentización o paro del sistema y también por supuesto produce el cometer posibles errores que en algunas ocasiones pueden llegar a ser irreparables.

Cuando en una empresa privada se producen errores o no funciona, el responsable es el jefe, no pudiendo excusarse por la incompetencia o incapacidad de sus empleados.

Si el sistema judicial no funciona supongo que el responsable tendría que ser el Ministro de Justicia, el cual debería aportar todos los medios para corregir errores y optimizar los recursos.

La problemática judicial es como un globo que durante mucho tiempo se fue hinchando lentamente sin que nadie lo parara, llegando precisamente ahora al punto de su máxima dilatación, a pesar de coincidir casualmente con las próximas elecciones.

Los abogados del turno de oficio, hasta ahora fueron unos trabajadores explotados por el sistema, con sueldos ridículos que a veces se pierden entre los papeles, llegando a no cobrarlos o a demorar excesivamente su pago. No disponían de seguridad social e incluso aportaban sus propios medios para desarrollar su labor teniendo que investigar si la persona a la que tenían que defender disponía de patrimonio o reunía los requisitos para la obtención de la justicia gratuita, asimismo están obligados a hacer guardias, teniendo que estar dispuestos a cualquier hora sin una jornada laboral regulada, con estas prebendas se puede suponer que no disponen de ningún aliciente cuando se les llama.

Es por ello que me sorprende las declaraciones publicadas en el diario La Voz de Galicia del Sábado 17 de Enero del 2009, donde el Conselleiro de Presidencia, Administracións Públicas e Xusticia, Sr. D. José Luis Méndez Romeu, reconoce “certa perplexidade” manifestando que la huelga que tienen prevista los abogados del turno de oficio a partir del mes de febrero, tiene intereses políticos, sin tener en consideración toda la problemática existente desde hace tiempo ni las reivindicaciones que en justicia se les deben conceder a estos abnegados profesionales dedicados a defender a los ciudadanos menos pudientes.

El manifestar que esta huelga está manipulada políticamente ante las próximas elecciones quizás no sea lo más acertado, pero puede que sí sea lo que desea en sentido inverso el manifestante, como una disculpa de mal pagador (y nunca mejor dicho).

Volver al Listado de Noticias