La crisis

La crisis

12/03/2009

Si nuestros clientes van pasando al paro, es indudable que nuestros negocios  se irán quedando sin clientes. Y sin clientes no hay comerciantes.

Recordareis que desde Distrito Mallos hace ya unos meses, anunciábamos que necesitábamos clientes, fue una campaña que no a todos gustó, lo que pretendíamos era concienciar a nuestros vecinos de la necesidad de que comprasen en su barrio, pues ya se veía venir lo que por desgracia ha venido.

El dinero gastado en el barrio se queda en él,  no va a enriquecer más a las grandes compañías, que reparten sus beneficios entre sus accionistas.  

Ahora es el momento de pensar en nosotros , los que ahorramos para pagar las hipotecas, y no pensamos en la “bolsa”, a no ser que sea la bolsa de la compra.

Hay que poner los pies en el suelo, y pensar que a los que vivimos con menos de 2.000 euros al mes tenemos que hacer piña y ayudarnos, pues si pensamos que los que tienen sueldos de 6.000 euros, o mucho más  van a pensar en nosotros estamos apañados.

Esta crisis pasará, no hay duda, pero creo que no podemos olvidarla, es una crisis en la que nos han metido los que han hecho muchísimo dinero a nuestra cuenta, a la cuenta de los que pagamos las hipotecas que han dado el dinero a los de la “bolsa”.

Para que unos cuantos  se hicieran ricos,  miles de trabajadores se quedan sin trabajo, nos hicieron pensar que todo era un camino de rosas, que todos podíamos tener: formidables pisos, estupendos coches, mejores teles, muchos teléfonos,  vacaciones exóticas, tarjetas de crédito, trabajo para todos, y ahora resulta que el globo se pincha, y la realidad es que el dinero ya no está; y como nos beneficios no llegan se despiden trabajadores.

Cuando pienso en estas cosas, me siento como una marioneta, el gran capital  mueve los hilos  y nosotros actuamos como los toros en el ruedo, nos engañan con el capote del consumismo, de la creación de necesidades totalmente innecesarias, que tienen como única finalidad hacer ricos o los más ricos y pobres a todos los demás.

Desde Distrito Mallos deseamos, de verdad, a todos una pronta salida de esta crisis y que nos haga más sabios, mas solidarios, más realistas.

Tened la seguridad de que podemos ser felices sin necesidad de imitar  a otra clase de gente, de verdad son otra clase. Y no debía ser así, pero es y será, pero no les ayudemos. Por favor.

Volver al Listado de Noticias