Memoria histórica

16/03/2009


Es cierto que hubo una guerra donde existieron, vencedores y vencidos pero en definitiva “GUERRA” donde todos fueron perdedores.

A día de hoy han pasado ya muchos años, donde las generaciones actuales sólo tienen conocimiento de este pasado a través de la historia.

A estas alturas no debemos revivir el horror, el odio, la intolerancia, la desgracia y la venganza, porque de ser así, seriamos igual que nuestros antecesores volviendo a generar dictadores, pasando a un estado de discriminación positiva.

Tenemos que respetar la historia y aprender de ella para no cometer los mismos errores, pero no podemos viajar en el tiempo para cambiarla, si esto fuese posible, tendríamos que borrar del mapa y de nuestra mente toda la historia de la humanidad, donde siempre existieron pueblos dominantes y dominados: Egipcios, Romanos, Árabes, Alemanes o Españoles, ¿Es por ello que tendríamos que demoler las Pirámides, el Circo Romano, la Alhambra, los Campos de Concentración Nazis o todos los monumentos españoles en América?

Si tuviésemos que recordar, este sería un buen ejemplo a tener en cuenta.

El proyecto sobre la memoria histórica (selectiva) que se está llevando a cabo, pretende borrar la memoria de todas las nuevas generaciones post guerra civil y sobretodo post Franco, en cuanto al desarrollo de su vida en ciudades con nombres de calles, que en algunos casos están vinculadas de alguna manera con el régimen militar anterior. La rutina diaria nos ayuda a memorizar estos nombres para ubicarnos en los diferentes lugares de nuestras ciudades, sin tener en consideración si son de un color o del otro.

Hace muy pocos meses me he enterado que Los Cantones eran de “José Antonio,” personalmente creo que para mí y para la gran mayoría de los Coruñeses siempre serán “Los Cantones”, si a esto le añadimos que los grupos galeguistas también quieren que se traduzca el nombre, la resultante va a ser que difícilmente reconoceremos nuestra ciudad teniendo que recurrir a las guías.

Nuestro Ayuntamiento decide cambiar nombres de calles sin tener en consideración los perjuicios que puede ocasionar el cambio de domicilio en el carnet de identidad o de conducir, tarjetas, albaranes, facturas, domicilios fiscales con certificado notarial, etc. Este coste es real pero al parecer no es tenido en cuenta asumiéndolo el perjudicado residente.

Según la evolución de nuestra sociedad, es posible que en un futuro no muy lejano estemos dirigidos por dominicanos, colombianos o mejicanos. Cuando esta gente llegue al poder ¿también tendremos que tirar los monumentos y cambiar los nombres de las calles de, por ejemplo: Pizarro, Hernán Cortes, o Cristóbal Colón?

Dejemos en paz a nuestros muertos, aprendamos de nuestro pasado, de nuestra historia, apliquemos el perdón a los sin sentidos, olvidándonos del rencor y solo así podremos mirar de frente y con esperanza a nuestro futuro.

Volver al Listado de Noticias