La nueva ley del comercio entrará en vigor con las rebajas ya iniciadas

27/12/2010

Luís Villamor | Santiago | la voz. | 27/12/2010

 

MULTAS


Las infracciones muy graves conllevarán multas que oscilarán entre 50.000 y un millón de euros.
Se impondrán multas millonarias al comercio cuando este incurra en infracciones muy graves, entendidas por tales el ejercicio de actividades individuales o colectivas, que no hayan obtenido la autorización autonómica, cuando esta sea preceptiva. También se considera muy grave, y así lo recoge el texto de la ley, «negarse o resistirse» a suministrar datos, o a facilitar la información requerida por las autoridades y sus agentes en funciones de inspección, cuando se efectúe por medio de violencia física o verbal o cualquier otra forma de presión.

Igualmente se considera de gravedad extrema cometer irregularidades calificadas como graves, siempre que hubieran supuesto una facturación superior a un millón de euros. En cualquier caso, la incidencia en la comisión de infracciones graves también entrará dentro de este régimen sancionador de máximo rigor.

Las leves conllevarán apercibimiento o multas que pueden elevarse a 1.500 euros. Las graves estarán penalizadas con una cuantía que oscila entre los 1.501 y los 50.000 euros. Todas las sanciones podrán ser actualizadas en función del IPC.


LIBERTAD DE ROTULACIÓN

La Xunta ha puesto énfasis en que la ley recoja la libertad idiomática a la hora de rotular, frente a las obligaciones que establecía el texto del bipartito


La nueva norma del comercio de Galicia se desmarca del texto del Gobierno anterior. El borrador de la norma precedente recogía la obligatoriedad de los empleados de expresarse en gallego cuando fuese esta la lengua que utilizase el cliente, lo que implicaba que los dependientes deberían saber hablar gallego y castellano con solvencia. La señalización comercial tenía que estar redactada «polo menos en galego».

El texto aprobado en la Cámara autonómica con el apoyo del PP da libertad a los establecimientos para emplear el gallego y el castellano en el proceso de rotulación.

AUTORIZACIÓN AUTONÓMICA

Las instalaciones con más de 2.500 metros cuadrados de superficie de explotación necesitarán autorización autonómica

Los concellos podrán autorizar la apertura de centros comerciales con un tamaño inferior a 2.500 metros cuadrados de superficie comercial. A partir de aquí, será preciso contar con el visto bueno autonómico.

A tales efectos, la normativa recoge que únicamente tienen incidencia supramunicipal, y, en consecuencia, están sujetos a la demanda de este permiso, las instalaciones y traslado de los establecimientos comerciales cuya superficie útil de exposición y venta al público iguale o rebase estos 2.500 metros cuadrados, por el impacto urbanístico, viario y medioambiental generado.

Será preceptiva también la autorización en el caso de ampliaciones cuando la superficie que resulte de tal actuación sea igual o superior a ese tamaño. No precisan este visto bueno los establecimientos individuales dedicados a la exposición y venta de automóviles, embarcaciones u otros vehículos, maquinaria industrial o agrícola, de materiales para la construcción o artículos de saneamiento que requieran un gran espacio físico. Tampoco se verán afectados los mercados ni los centros comerciales abiertos.

La ley deja claro que serán nulas las licencias municipales cuando precisándose la autorización autonómica se concedan sin ella.

«OUTLETS» Y SALDOS

La ley entiende por centros de fabricantes o «outlets», los que se dedican de forma exclusiva y permanentemente a la venta de saldos

Este tipo de establecimientos no se podrá anunciar únicamente con la denominación outlet sino que deberá añadir el término «saldos». También se consideran outlets los establecimientos comerciales que venden de forma permanente y exclusiva excesos de producto de temporada. En todo caso, deberán haber sido ofertados antes en condiciones normales, en comercios carentes de esta denominación.

No podrán ser ofertados productos de fabricación de la temporada en curso hasta un mes después de que termine el período oficial de rebajas.

Del mismo modo, será considerado outlet la venta efectuada directamente por parte del fabricante al consumidor final en establecimientos comerciales. En cualquier caso, esta transacción no podrá realizarse ni en el propio recinto fabril ni en los almacenes.

Volver al Listado de Noticias