El sésamo

El sésamo

16/03/2011

También mencionaban el uso del aceite extraído de sus semillas en manuscritos (en papiros). Además grandes personajes como Hipócrates, Dioscórides y Plinio hablaron de la importancia del Ajonjolí (conocido también como sésamo).

Esta planta proviene posiblemente de África, pero es sembrada en muchas regiones tropicales, alcanzando de uno a un metro y medio de alto. Posee flores acampanadas solitarias, de colores blanco-rosada o purpúrea. La mejor época para la siembra es entre septiembre y diciembre. La extracción de aceite de las semillas de sésamo alcanza el 58%, cifra que equivale a la mayor cantidad de aceite producido en comparación a otras plantas oleaginosas que son alrededor de 60 especies utilizadas comúnmente y en global alcanzan un número de 300 especies. Lo importante de este aceite es que contiene un 43% de grasas no saturadas contribuyendo así a no elevar el colesterol, evitando la arteriosclerosis.

Las semillas de sésamo contienen un 85% de ácidos grasos insaturados; 22% de proteínas ricas en aminoácidos esenciales y 5% de minerales. Aportan una grasa fosforada que es un gran nutriente de las células cerebrales y los nervios. Presentan ácidos grasos que mantienen la sangre fluida por lo que ayudan a disolver el colesterol malo. Nos proveen de calcio, siendo después de las algas el alimento con mayor contenido en calcio de excelente absorción para nuestro organismo. Tienen fósforo y vitamina B3 y E (un antioxidante natural).

Las semillas de sésamo poseen un elevado porcentaje de calcio, calculándose aproximadamente 10 veces mayor que el calcio de la supuesta leche. Hoy en día se conoce gracias a ensayos bioquímicos y biológicos que el calcio ejerce una importante acción en el organismo no sólo en los huesos sino también a nivel del cerebro, se sabemos que la leche contienen calcio y por tradición es el alimento más recomendado, pero sin embargo, la leche (a excepción de la materna) no es de fácil asimilación por el organismo ya que la leche contiene lactosa (azúcar de la leche), la cual debe ser procesada por nuestro organismo para descomponerse en forma asimilables, proceso que disminuye la absorción de calcio y cualquier  otra fuente de minerales y vitaminas que posea este alimento.

Por lo que existen razones que motivan aún más a incorporar en nuestra dieta las semillas de sésamo, que pueden ser consumidas no solo en forma de semillas sino también en forma de crema de sésamo (Tahin) ideal para aquellas personas que le es muy difícil masticarlas o bien le resulta engorroso transformarlas en polvo para mejorar su asimilación.

Las semillas se pueden espolvorear sobre frutas, ensaladas, pastas, verduras, etc. La crema se puede untar en pan, tostadas o galletas integrales.

Los beneficios que nos aportan las semillas de sésamo son:

  • Aporte de calcio siendo el mejor preventivo de la osteoporosis.
  • Aportan también hierro, fósforo y magnesio.
  • Por todos los nutrientes que contiene se convierte en un energizante, defatigante y preventivo en casos de agotamiento mental y nervioso.
  • Favorece la oxigenación cerebral.
  • Al fluidificar la sangre se convierte en preventivo de la arteriosclerosis.

Volver al Listado de Noticias