El civismo japonés, un ejemplo

El civismo japonés, un ejemplo

06/04/2011

En medio de los cascotes, de los heridos, de la destrucción,  ellos forman sus filas para recoger ayuda, no descuidan su saludo tradicional, ayudan en los lugares con fuerte contaminación para librar en lo posible a los demás del peligro que ellos afrontan con una naturalidad pasmosa.

Yo no he oído hablar de pillaje, de robos, de abusos, y de verdad, al menos en lo que yo he podido ver, no detecto, para nada, el egoísmo acaparador que siempre acompaña estas catástrofes.  

Y me preguntareis ¿y eso te da esperanza?  Pues si, me la da, pues me dice que el ser humano, ellos son humanos, sin duda, se crece ante las desgracias, y aprecio con admiración su lucha: unidos, solidarios, educados, serenos, civilizados.

Y esta es mi esperanza: Que nosotros nos demos cuenta que estamos también en una situación critica, con la mitad de nuestros jóvenes sin trabajo, con la economía en un “terremoto”, con familias pasando ya hambre... y todos juntos digamos: PAREMOS YA . SIGAMOS SU EJEMPLO.

* Los políticos DEJEN  de pelearse, para demostrar que los otros son peores, nada de palabras  HECHOS.

*  Los periodistas DEJEN de enredarse con las “princesas del pueblo” y COMIENCEN  a preocuparse por su país, no por sus INGRESOS,

*  Los ciudadanos DEJEN  de consumir tele basura, Y TOMEN EL MANDO DE SU PAIS, pongan a los políticos mentirosos en su sitio,  destierren la tele basura, infórmense con seriedad.

Nosotros también tenemos un terremoto, no lo provocó la naturaleza, lo provocaron los especuladores, los que piensan que tienen derecho a vivir en la opulencia y a tacañear y hacer trampas con sus impuestos, los adoradores del dinero, los que piensan que la política es un fin, una meta, y no un instrumento para conseguir el bien común, el reparto de la riqueza, el pleno empleo,

Este nuestro terremoto nos ha traído el tsunami del paro, de muchas familias sumidas en la pobreza, también se han perdido viviendas,  y tenemos que responder siguiendo el ejemplo de este pueblo japonés, tenemos que poner seriedad, civismo, empatía, nada de trampas, nada de fomentar la basura, nada de “pasar” de la política, pasar no, exigir si. criticar  no, denunciar si,

Nadie nos sacará  de esta crisis si nosotros no tomamos en serio nuestra condición de ciudadanos y NOS CREEMOS DE UNA VEZ que somos una democracia y por tanto SOMOS LOS QUE MANDAMOS.

Volver al Listado de Noticias