Distrito Mallos y las elecciones municipales

Distrito Mallos y las elecciones municipales

09/05/2011

Por esto hemos de estar muy atentos a los programas de los distintos partidos, y sobre todo a la forma de hacer política de unos y otros. Decir que la política no nos interesa, yo creo que es una simpleza, la política genera las leyes, la política tiene que controlar la economía, la política en una palabra es el árbitro que dirige este partido que es la vida. Otra cosa es que no nos entusiasmen nuestros políticos, que veamos que se dejan mangonear por el capital, que no tengan ideas para solucionar nuestros problemas, que se peleen como los niños en el patio del colegio, que se vean en la necesidad de demostrarnos que el otro político es malo, pues no son capaces de demostrar lo buenos que son ellos.

Yo pienso muchas veces algo muy simple, un jugador de fútbol, que fuese fichado por hablar mal de los otros jugadores, pero que él no fuera capaz de marcar un gol ¿lo consentiríamos?... Entonces ¿cómo es posible que los políticos pretendan, y lo peor es que lo consigan, que les votemos por hablar mal de los demás? Pues amigos, los que fichamos a los políticos somos nosotros, los ciudadanos, y por tanto la parte más grande de la culpa de que funcionen mal, la tenemos nosotros, los ciudadanos que no nos interesamos por la política, que votamos con unas ideas preconcebidas, por simpatías a aquello de las derechas y las izquierdas, que yo creo, de verdad, están ya muy superadas. 

Todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad, todos tenemos que acudir a votar, y todos tenemos que estudiar muy bien no las palabras, no las promesas, tenemos que estudiar con calma los hechos, y en nuestro caso, los comerciantes pequeños, los autónomos, tenemos que votar a los que nos ayuden a sobrevivir, a los que encuentren el equilibrio entre las grandes superficies comerciales y el tejido comercial de dentro de la ciudad, hemos de votar a los que nos aseguren que nuestros vecinos pueden comprar cómodamente en nuestras tiendas, a los que tengan claro que hay que atraer al visitante para que “se pasee” por nuestra hermosa ciudad, que vean la forma de abrir una ruta que una la catedral de Santiago con la Torre de Hercules.

Escuchemos, interesémonos por la política, seamos serios y exigentes y entonces seremos capaces de hacer que nuestros políticos hablen de lo que saben hacer ellos, y se olviden de lo malísimos que son los contrarios. Nuestra es la responsabilidad. DESPERTEMOS.

Volver al Listado de Noticias